Archivo de la categoría: Agujero negro

Sin categoría, indescriptible, sin cabida en otro sitio

He estado…

Ponerse a escribir y contar algo que pueda interesar requiere inspiración o mucho tiempo y en el último año y pico, sobre todo en los últimos meses, no he tenido ninguna de las dos cosas.

He estado descubriendo que poner el esfuerzo y la concentración en algo concreto durante meses cansa mucho, que el cerebro consume mucha energía, que madrugar echando mano solo a la propia voluntad es muy duro y que los ánimos y el apoyo de tu gentecilla son vitales. Así que desde aquí os doy las gracias.

Post-it GRACIAS

He estado recuperando los músculos que se utilizan para escribir a mano. Cuando el primer día se me durmió entera desde la muñeca, no me lo podía creer. Y lo que no se podía creer la dependienta de la papelería es que le quisiese comprar más de un recambio para el bolígrafo. Vamos, que me convenció para que solo me llevase dos porque cinco le parecieron que iban a ser demasiados. Si supiese que ya estoy a punto usamonstruosjaponr el segundo que me vendió… se sorprendería.

He descubierto que en los genes se llevan cosas sorprendentes, como el callarse como tumbas cuando te cuentan algo confidencialmente o el “es que lo vi y no pude dejar de comprarlo para ti… “.

Y he redescubierto las bibliotecas como usuari@.

La interacción silenciosa entre usuarios es un tema del que se podría escribir un libro: la mirada asesina hacia el que le suena el móvil, la curiosidad por lo que leen los demás o la mala vibra que se palpa cuando llega uno que considera que le has quitado su sitio. O su periódico. Lo de los periódicos, sobre todo los deportivos y la prensa local, crea verdaderas tensiones. Si ves a un tipo que cruza la biblioteca a una velocidad inusual solo puede ir a dos sitios: al WC o a la busca y captura del periódico que se disputa cada día con una decena de usuarios. De ellos he aprendido la manera más ruidosa de pasar las páginas de un diario que consiste en alzarlas con energía y darles un impetuoso golpe seco en el envés.

En cuanto a la curiosidad… la hay de varios niveles, desde una simple mirada a la cubierta del que tienes al lado hasta casi asomarte por encima del hombro y leer la letra pequeña. Como el cotilla de los miércoles al que estuve a punto de decirle “la organización del Estado español, si tanto te interesa te lo dejo un rato y me lo devuelves antes de irme”.

También los hay que te despiertan cosas. La ternura de dos ancianas disfrutando del “Guerrero del Antifaz”, la admiración hacia el que después de ojearse los cuatro periódicos de tirada nacional de distinta ideología dedica un largo rato a leer un libro de historia o lammmm sospecha que despierta la extraña pareja (matrimonio, hermanos, ni idea) que cada día viene y se sienta en diagonal en vez de uno al lado del otro o frente a frente… y mientras él se mira a la velocidad del rayo cinco o seis periódicos parándose de vez en cuando a leer atentamente cosas muy concretas, ella le señala algún párrafo de libros de viajes que él lee y asiente seriamente sin decir una palabra… y te dan ganas de decirles: “¿A quién habéis matado que buscáis con tanta ansiedad si sale en las noticias y el lugar al que huir cuando os pillen?”.

Me pregunto qué sospecharán de mí.

También he sido testigo de que los nuevos servicios que se prestan gracias a las nuevas tecnologías son bien aprovechados por mucha gente. Desde el señor que todos los viernes por la tarde llega con sus auriculares y se ve el programa completo de “Masterchef”, siempre en el mismo ordenador, hasta el ceñudo que se deja la vista leyendo páginas web tan serias que no incluyen ni imágenes, pasando por el que se sienta donde mejor le llega el Wi-Fi y se pasa un buen rato trasteando con su propio teléfono móvil.

Alaya Tierrbot-alayatierra-noanadaa

D. O. Almansa

Bodega Atalaya

Tinto 16%

Uva garnacha tintorera

Interesante y complejo conjunto aromático donde destacan minerales y frutas rojas negras muy maduras, con gratos recuerdos de madera nueva.

En boca es amplio, potente, denso y maduro, de equilibrada acidez y sedosa textura nos sorprende con una original dulzura en un larguísimo final.

En fin… aunque con más calma y sosiego, tengo que seguir con el entretenimiento de todos estos meses, así que no sé si podré ser constante con el blog ni si las Musas querrán hacerme alguna visita de cuando en cuando. Trataré de no abandonar a la piedra durante tanto tiempo…

¡Ánimo con la semana! 23

2016-05-06 01.15.38

1 comentario

Archivado bajo Agujero negro

Actualizarse o morir… arf

“Como el cincel y la piedra… ¡no hay nada!”… ¡cuánta razón tienes! 😉

Hoy he intentado meter nuevas canciones en el mp3 que llevo utilizando casi diez años (sí, 10). Tiene muchos gigas. Y la batería es estupenda. Aunque siempre he tenido un problema: es Sony y necesita su programa. Sin ese programa no puedo sacar ni meter música. Es más: cuando instalaba el programa en otro ordenador… ¡el bicho detectaba que no era el mismo y no me dejaba sacar canciones!

En fin, que a pesar de lo poco que me gustaba el sistema… el resto cumplía mis expectativas, así que lo llené de música. O casi. Mucha música, sí.

cabreo2Bueno, pues Sony ha decidido que como ya no funciona en no sé qué sistemas operativos… ¡que suspende el programa y ya no lo tiene en sus servidores para poder bajarlo! ¡así! ¡sin alternativas!

Existe una alternativa de la que ellos no hablan y hay gente muy contenta con ella… pero justo a mi mp3… ¡no lo reconoce!

¡@#%$&!

Me ha recordado la época en que andurreaba por foros de anime buscando y bajando series. Los que se las curraban, que siempre estaban a la última, solían decidir utilizar nuevos métodos para preparar los siguientes capítulos (¡porque así se ganaba calidad en el audio y en el vídeo!, decían) y entonces tú, pobre mortal al que le importaba poco que se viese un poquito mejor, te encontrabas con que tu ordenador no reproducía aquello tan novedoso (¡te tienes que bajar un pack de codecs!, decían) y te entraban ganas de hacer vudú con muñequitos de sus avatares. Porque aquel pack de codecs, con pinta de llevar más virus que un chupa chups arrastrado por el suelo de una discoteca, no siempre solucionaba el problema. Y raro era que no te causase veinte más.

Gracias a eso (y a tratar de hacer funcionar juegos) aprendí casi todo lo que sé de ordenadores.

Y sí, yo también me enfado con la tecnología. Mucho más de lo que os podéis imaginar de mi, jajajajaa.

palomo-cazadorPalomo cazador

Vino tinto

Uvas: tempranillo y merlot

D.O. Ribera de Duero

Bodegas Mataveras (Pesquera de Duero, Valladolid)

13,5%

Deja un comentario

Archivado bajo Agujero negro, Tropezones