Archivo de la etiqueta: Madrid

El segundo sordo que habitó la Quinta de Carabanchel

“La Quinta del Sordo” no debe su nombre a Goya, sino a un anterior propietario. Así que Goya fue el segundo sordo que la habitó.

Hace unos años, no muchos, cerca del verano (porque hacía calor pero todavía no tanto como para disuadirme de ir andando desde Ciudad Universitaria a Príncipe Pío), iba yo sin prisa por la Avenida de Valladolid, a punto de enfilar el Paseo de la Florida… cuando vi que estaba abierta la ermita de San Antonio de la Florida. Y entré. Creo que tuve que pagar entrada, aunque no lo recuerdo muy bien. Me puse a mirar al techo (a la cúpula, las bóvedas y las pechinas), obviamente, sabía a lo que entraba, aunque no sabía qué más iba a encontrar… y por poco tropiezo con la tumba de Goya. Está lo suficientemente alta como para no pasar desapercibida, pero si llega a estar a ras de suelo… la piso. Y es que yo… YO… fan de cementerios y siendo Goya mi pintor español favorito… ¡no sabía que él estaba allí enterrado! No sé, supongo que lo hacía en Burdeos o en algún panteón de celébres (y efectivamente pasó por ambos sitios antes de acabar allí).

Casi se me corta la respiración. “Goya está aquí”. Los pelillos de punta.

De pequeña… pasaba ratos observando una reproducción que tenía mi hermano de “Saturno devorando a su hijo”. Me daba miedo. Con esos ojos… ya me diréis a quién no le daría miedo. Pero yo siempre he sido de observar, aunque a cierta distancia, lo que me da miedo. La reproducción era pequeña, tamaño postal, y mi hermano la tenía tuneada: tenía cortes invisibles y un artilugio de esos que son como una chincheta pero sin clavo, sino con dos lengüetas, que le daba movilidad a la postal… haciendo que el brazo del hijo entrase y saliese de la boca de Saturno.

Os imagino pensando: “ahora entiendo muchas cosas… “

Las pinturas negras siempre me han fascinado. No sé si suponen el culmen de su carrera, si se adelantó a su tiempo acercándose al expresionismo, si… todo ese me da igual: son fascinantes. Tan oscuras, representando cosas tan extrañas, ¿tan tabú?, con esas caras… ¿qué puede tener uno por dentro para que salga eso de un pincel? Pues eso, que son fascinantes.

Pero lo que ya terminó de hacer que Goya me cayese bien para siempre… ocurrió en clase de Arte, en COU. La profesora, seria y exigente como ella sola, pero con un punto peculiar que siempre me hizo gracia, nos puso la diapositiva del cuadro de “La familia de Carlos IV” y nos preguntó: “¿qué os llama la atención de este cuadro?”. Nadie dijo nada, claro. Bueno, quizá algún listillo trató de hacerse el intelectual, pero no coló. “¿No veis nada raro? ¿algo que hasta ahora no ha hecho ningún pintor con una familia real?”. Ni idea. Silencio. Silencio casi tenso. “¿Pero no veis la cara de tontos que tienen los reyes?”. Risas. Carcajadas. Goya no trató de suavizar los rasgos hemofílicos. Y nadie le chistó.

Hay varias curiosidades en el cuadro. La más llamativa es la mujer sin rostro. Se trata del personaje que representa a la futura esposa de Fernando VII, que no se sabía quién iba a ser.

El propio Goya, siguiendo el ejemplo de Velázquez en las Meninas, se retrata junto a la familia y el lienzo en el que está pintando, apareciendo en penumbra:

Tal día como hoy, Goya habría cumplido 267 años.

2 comentarios

Archivado bajo Lugares, Personajes

El compositor de verdaderos himnos

Cuando no se me ocurren tontadas que contar, recurro a las efemérides, a ver qué pasó tal día, quién nació, quién murió… y hoy, en cuanto me he topado con un nombre, no he seguido mirando y he empezado a canturrerar…

Granada… tierra soñada por mí, 

mi cantar se vuelve gitano cuando es para tí…

Agustín Lara nació el 30 de octubre de 1900. Un verdadero compositor de himnos. Hoy no os voy a hacer leer, os voy a obligar a cantar, jajajaja.

Veracruz, rinconcito donde hacen su nido las olas del mar…

Valencia y Murcia tienen su canción también.

¿Y quién no ha cantado “Madrid, Madrid, Madrid… “? Este sí (y no otro) me hace pensar con envidia: “pero bueno, Agustín, ¿cómo no te pasaste por Segovia?”

Cuando llegues a Madrid, morena mía,

voy a hacerte emperatriz de Lavapiés;

y alfombrarte con claveles la Gran Vía,

y a bañarte con vinillo de Jerez.

También dedicó canciones a mujeres, como su famosa “María Bonita”, que no era otra que María Félix (que debió nacer por accidente en México, porque encajaba a la perfección en el perfil de mujer abulense).

E inolvidables boleros que forman parte de la banda sonora del siglo XX.

Permite que ponga en tus labios toda dulce verdad que tienen mis dolores, para decirte… que tú eres el amor de mis amores.

Si tienes un hondo penar… piensa en mí; si tienes ganas de llorar… piensa en mí…

Luna que se quiebra sobre la tiniebla de mi soledad… ¿a dónde vas?

Una vez nada más 
se entrega el alma 
con la dulce y total 
renunciación…
y cuando ese milagro realiza 
el prodigio de amarse, 
hay campanas de fiesta que cantan 
en el corazón.

Espero haberos alegrado un poquito el martes… no como para que campanas de fiesta canten en vuestro corazón, pero para sacaros una sonrisita síiiii… ^___^

Deja un comentario

Archivado bajo Lugares, Música, Personajes